OBJETIVO: WASHINGTON D.C.

en Análisis/Críticas por

Erecciones generales

LO MÁS SUGERENTE DE ESTA TERCERA AVENTURA DEL AGENTE del servicio secreto Mike Banning (Gerard Butler), encargado de velar por la seguridad del presidente estadounidense, es la evolución ideológica del personaje. Si Objetivo: La Casa Blanca (2013) y Objetivo: Londres (2016) hacían de Banning la representación pluscuamperfecta de una masculinidad abyecta, atravesada por el resentimiento de clase, la paranoia, la xenofobia y pulsiones violentas hasta lo psicopático, en Objetivo: Washington D.C. nuestro hombre ya no parece tan de verdad: como prefiguraba Objetivo: Londres, ha sofisticado sus maneras para adaptarse a tiempos cada vez más civilizados o más pacatos, dentro y fuera de la pantalla.

Contenido reservado para suscriptores. Para acceder al contenido haz el login siguiendo este link:
Para ingresar como nuevo miembro sigue este link: NUEVO MIEMBRO.