303

en Análisis/Críticas por

Tener tiempo para amar

«ESTA ES LA PRIMERA SEÑAL DEL SER SUPREMO: Tener tiempo para amar». Con esta reflexión del poeta Rainer Maria Rilke se abre una de las películas más bellas de la temporada y verdadera sorpresa entre los estrenos de este verano. A principios de siglo, el austríaco Hans Weingartner obtuvo cierto éxito con el film de denuncia social Los edukadores (Die fetten Jahre sind Vorbei, 2004). Con 303 firma su sexto largometraje como realizador, perpetrando su obra más completa hasta la fecha.

Contenido reservado para suscriptores. Para acceder al contenido haz el login siguiendo este link:
Para ingresar como nuevo miembro sigue este link: NUEVO MIEMBRO.