UN PUEBLO Y SU REY

en Análisis/Críticas por

Historias de la guillotina

220 AÑOS ES UNA ONOMÁSTICA TAN BUENA COMO cualquier otra para celebrar, en términos cinematográficos, un evento histórico de la magnitud de la Revolución Francesa. El proceso finalizó en 1799, cuando tomó el poder Napoleón Bonaparte. Podríamos decir 230 años si nos remontamos al origen dela revolución, con la proclamación de la Asamblea Nacional. Pero el decenio intermedio fue tan tumultuoso que resulta casi imposible calibrar dónde empieza y termina todo en aquella revolución destinada a recuperar la libertad, la igualdad y la fraternidad, tres conceptos que hoy han caído en el más atroz de los olvidos.

Debes iniciar sesion para ver el resto del contenido. Por Favor . ?Aun no eres miembro? Unete a nosotros