QUIERO COMERME TU PÁNCREAS

en Análisis/Críticas por

Entre capas de almíbar y algodón de azúcar

HAY PRODUCTOS PENSADOS PARA LA LÁGRIMA FÁCIL, que despliegan toda una serie de herramientas con las que buscar, como quien demanda atención, el impacto emotivo más íntimo. Generalmente logran su objetivo, en la misma medida en que Cincuenta sombras de Grey ofrece el espejismo de un orgasmo: apelan a la emoción más intensa con la tenacidad de un asedio, por lo que al final obtienen de manera inevitable lo que machacona y desesperadamente han estado forzando. Quiero comerme tu páncreas (2018) es uno de estos especímenes.

Debes iniciar sesion para ver el resto del contenido. Por Favor . ?Aun no eres miembro? Unete a nosotros