EL NIÑO QUE PUDO SER REY

en Análisis/Críticas por

Recuperar las esencias

NO CUESTA DEMASIADO VER LAS NOTABLES similitudes existentes entre los dos largometrajes realizados hasta la fecha por el británico Joe Cornish: si Attack the Block (ídem, 2011) se centraba en las aventuras de un puñado de adolescentes marginales que defendían su barrio con uñas y dientes de una invasión extraterrestre, El niño que pudo ser rey (The Kid Who Would Be King, 2019) lo hace en otro grupo de jóvenes a medio camino de la infancia y la adolescencia que unen sus fuerzas nada menos que con el mago Merlín –Angus Imrie, cuando adopta una apariencia juvenil, y el veterano Patrick Stewart, ya con su auténtico aspecto–, y usando, por si fuera poco, la espada Excalibur, para impedir que la maga Morgana (Rebecca Ferguson) se apodere de Inglaterra, ergo, el mundo entero.

Contenido reservado para suscriptores. Para acceder al contenido haz el login siguiendo este link:
Para ingresar como nuevo miembro sigue este link: NUEVO MIEMBRO.