EL GRAN BAÑO

en Análisis/Críticas por

«Les petits mouchoirs»

AUNQUE, TAL Y COMO SEÑALA LA DISTRIBUIDORA CON CIERTO énfasis en su campaña de marketing, puede interpretarse como una suerte de relectura más o menos sui géneris de la celebrada Full Monty (The Full Monty, Peter Cattaneo, 1997), el primer largometraje dirigido en solitario por el actor Gilles Lellouche –el anterior, Narco (2004), es manejado junto a Tristan Aurouet– se asemeja en realidad algo más a una suerte de prolongación-secuela bastarda de aquella Pequeñas mentiras sin importancia (Les petits mouchoirs)

Debes iniciar sesion para ver el resto del contenido. Por Favor . ?Aun no eres miembro? Unete a nosotros