LÁZARO FELIZ

en Análisis/Críticas por

El país de los inútiles

DEFINITIVAMENTE, EL CINE ITALIANO VIVE sumido en una bonita encrucijada. Los años de la basura berlusconiana han sido caldo de cultivo para imágenes falsamente comprometidas –del cine de Sergio Castellitto al de Valeria Golino, por ejemplo– o documentos ahogados en sus buenas intenciones. Tan solo creadores autárquicos como Moretti o Pippo Delbono, o dramaturgos como Romeo Castellucci, han sabido cultivar un discurso radical ajeno a cualquier tentación estética de actualidad.

Contenido reservado para suscriptores. Para acceder al contenido haz el login siguiendo este link:
Para ingresar como nuevo miembro sigue este link: NUEVO MIEMBRO.