ROMAN J. ISRAEL, ESQ.

en Análisis/Críticas por

El justiciero de la ciudad

EN SU ANTERIOR LARGOMETRAJE, NIGHTCRAWLER (2014), Dan Gilroy retrataba el avanzado proceso de descomposición de una sociedad abducida por los discursos de autoayuda como clave para el éxito personal, atrapada en el pragmatismo salvaje más elemental. La podredumbre del neoliberalismo, en definitiva, era la coartada para enseñarnos cómo un individuo gris y marginal como Louis Bloom (Jake Gyllenhaal) podía trepar hasta la cima del reporterismo televisivo.

Contenido reservado para suscriptores. Para acceder al contenido haz el login siguiendo este link:
Para ingresar como nuevo miembro sigue este link: NUEVO MIEMBRO.