DESTINOS

en Análisis/Críticas por

El país de los «optimistas»

EN LA PRIMERA ESCENA TRAS EL PRÓLOGO que motoriza el film, encuadrada en el interior de un taxi, escenario recurrente de gran parte del metraje de la tercera película de Stephan Komandarev, su conductora, asintiendo, cree que la Bulgaria actual «necesita un trasplante de corazón» de forma urgente para provocar un giro en la deriva global de su sociedad.

Debes iniciar sesión para ver el resto del contenido. Por Favor . ¿Aún no eres miembro? Únete a nosotros